Confesión

$1.495
Compartir

Autor: Martín Kohan
Editor: Anagrama
978-84-339-9899-6
Tipo de tapa: Rústica c/solapas
Cantidad de páginas:200 páginas
Dimensiones:140 x 220 mm
Colección: Narrativas hispánicas Nº 647

Tres historias que forman parte de una misma historia. En 1941, en una ciudad de provincias argentina, una niña confiesa a un sacerdote los primeros y difusos impulsos sexuales que nota en su cuerpo, relacionados con la atracción que siente por un joven apellidado Videla que pasa cada día bajo su ventana. En 1977 un grupo de jóvenes revolucionarios prepara un atentado en un aeródromo para liquidar a un Videla que ya no es joven y es conocido por todos. Y, por último, una anciana –la niña de la primera historia– juega una partida de cartas con su nieto, que ha ido a visitarla a la residencia donde pasa sus días, y entre jugada y jugada le cuenta lo que le sucedió a su hijo, el padre del chico, en lo que resulta una nueva confesión.  Tres historias y tres tiempos que se entretejen para forjar una única historia. Tres historias que hablan de dolor, culpa y confesiones. Una novela sobrecogedora y deslumbrante, construida con una brillantísima arquitectura que le permite al autor penetrar hasta la médula de las historias –de la historia– que nos relata.   OPINIONES DE LA CRÍTICA «Don para hilar diálogos absolutamente naturales. Kohan escribe con una elegante ligereza, con gran atención al ritmo. Lo suyo es la palabra medida, certera. Impecable escritura» (Ernesto Calabuig, El Mundo).  «Prosa hipnótica. Un escritor dueño de un universo literario y de un estilo propio; un escritor de incuestionable firmeza» (Ricardo Baixeras, El Periódico).  «Martín Kohan empieza a ser un nombre obligatorio en la literatura argentina» (Fernando Bogado, Página/12).  «La prosa del escritor argentino Martín Kohan, sobre todo en los últimos libros, transmite precisión clínica, fría distancia. De una a otra novela, sin embargo, los efectos son diferentes» (Edmundo Paz Soldán).  «Un escritor llegado al puerto seguro del talento» (Ricardo Menéndez Salmón).  «Rendido a sus pies, señor Kohan» (Carlos Zanón).